La importancia del Azúcar en tu cultivo.

SIN AZÚCAR NO HAY MARIHUANA

Todos hemos oído hablar de la fotosíntesis esto es un proceso natural llevado a cabo por todas las plantas, en el que la luz del sol se convierte en azúcar.

Hay una serie de formas de mejorar este proceso y fomentar una mayor producción de azúcares. Pero no se trata solo de añadir suplementos; los azúcares deben llegar a los lugares correctos por toda la planta, y algunas zonas necesitan más que otras.

El principio detrás de la distribución de los azúcares se llama “fuerza de sumidero”, donde el azúcar fluye o se hunde a través de sus diferentes órganos. Dicho esto, la velocidad del flujo varía, y los cogollos son los que necesitan y reciben la mayor parte del azúcar.

Cómo una planta de cannabis produce azúcar

Las hojas más jóvenes también necesitan más azúcar porque todavía están creciendo, mientras que las hojas más viejas y maduras necesitan menos. En este caso, el azúcar sobrante no se desperdicia, ya que se transfiere a las hojas jóvenes.

Podría parecer un proceso sencillo, pero en realidad es bastante complejo. De hecho, hay mucha competencia en marcha ya que cada parte de la planta toma todo el azúcar que puede. Cuanto más fuerte tiran, más azúcar consiguen. Esto significa que los órganos con una succión más fuerte obtienen más azúcar.

Podemos calcular la eficiencia con que la luz solar se convierte en azúcar mediante la medición de los carbohidratos (azúcares simples) contenidos dentro de la savia de las hojas de cannabis. El proceso puede parecer complicado, pero, con una descripción breve de los grados brix y un instrumento barato y sencillo, podrás dar rienda suelta a tu destreza en el cultivo, ya seas un cultivador principiante o un experto.

CALCULAR EL AZÚCAR UTILIZANDO LOS GRADOS BRIX

Brix es el término científico para medir la cantidad de luz que se curva cuando pasa a través de un objeto. Cuando pones cualquier objeto en el agua, da la sensación de que se dobla. En realidad, la luz  en el agua viaja a una velocidad mayor que la luz dentro del agua. La diferencia en la densidad de las dos sustancias es lo que genera la ilusión óptica. Al medir el ángulo al que la luz viaja a través de la savia, es posible calcular el grado de refracción que se genera. El grado brix obtenido mediante el uso de un refractómetro te dará como cultivador una indicación de la densidad del azúcar de la savia y, por lo tanto, de la potencia de la planta.

Recuerda que un mayor contenido de azúcar significa cogollos más gordos, y esto se manifiesta en un mayor porcentaje de brix. Aunque hay otros compuestos dentro de la savia que alterarán el ángulo en que la luz se refracta, el azúcar, o en este caso los carbohidratos, son una de las moléculas más grandes y, como resultado, su efecto sobre la luz es más evidente respecto a otras moléculas más pequeñas.